La crisis económica y financiera por la que atraviesa Europa y que ha afectado en mayor medida a España y Grecia ha promovido de forma unilateral el auge de los préstamos y créditos personales rápidos.

¿Por qué ha habido este crecimiento de demanda en la financiación por parte de estas empresas? Pues por diversos factores como por ejemplo la comodidad de pedirlo online, la no exigencia de determinados requisitos que la banca tradicional sí que pide, la rapidez con los que son otorgados … Vamos a desarrollar un poco más todo esto.

Préstamo rápido vs Préstamo estándar

A diferencia de los préstamos estándar que hasta antes del inicio de la crisis concedían las entidades bancarias a personas físicas y jurídicas sin ningún tipo de problema, los préstamos y créditos urgentes son concedidos por entidades financieras privadas que se dedican exclusivamente a ello. Es más, se ha puesto muy de moda en la actualidad los denominados préstamos con capital privado en los que es una empresa o un particular el que hace el préstamo al otro particular a cambio de la devolución del importe cedido más unos intereses.

De esta forma, la labor de dar acceso al crédito que era propia solo de las entidades bancarias se ha traspasado a este tipo de entidades en los últimos tiempos y por eso cada vez son más las empresas de este tipo que abren sus puertas, ya sea de forma física o de forma online.

¿Por qué ha sucedido?

El principal motivo por el que las entidades bancarias han quedado en segundo plano a la hora de solicitar un préstamo o un crédito rápido ha tenido mucho que ver con los requisitos tan exigentes que estas han impuesto a particulares y empresas.

El hecho de tener que cumplir tantos requisitos y la larga espera que ralentiza todo el proceso de obtención del dinero debido a la gran cantidad de papeles que las entidades bancarias deben analizar antes de conceder un préstamo, las ha convertido en un medio lento y poco eficiente para la persona que necesita dinero rápido.

En general, los requisitos exigidos por las entidades bancarias para acceder a un préstamo o crédito se extienden a todos los casos, independientemente de la cantidad de dinero solicitada y son los siguientes:

Disponibilidad de una nómina alta con contrato indefinido u otro tipo de ingresos fijos demostrables en el caso de personas autónomas.

No pertenencia a ninguna lista de morosidad como el ASNEF.

Necesidad de aval, ya sea hipotecario o de otra índole.

Estos tres requisitos son indispensables para poder acceder al crédito vía entidad bancaria en España. Pues bien, es muy difícil encontrar gente que pueda cumplir estos requisitos y por eso, se ha terminado acudiendo a otro tipo de entidades que sí son capaces de conceder crédito sin tantas exigencias.

Créditos urgentes sin ingresos, ¿es posible?

Uno de los requisitos que las entidades privadas de préstamos rápidos no tienen en cuenta es el hecho de poseer una nómina o unos ingresos en general, es decir, se pueden obtener préstamos rápidos sin ingresos.

Esto es así porque en la mayoría de los casos se exige un aval para poder garantizar la devolución del préstamo en el caso de que no pueda hacer según lo acordado.

Vale, se exige un aval pero se obtiene el préstamo. Esto es lo que debería suceder en las entidades bancarias españolas que han sido rescatadas con el dinero de todos los ciudadanos pero, lamentablemente, no es así.

Préstamos y créditos en 24 horas con ASNEF

financiacion urgente

Otro punto a tener en cuenta a la hora de solicitar un préstamo bancario es el hecho de pertenecer al ASNEF o a algún otro registro de morosidad. Obtener un préstamo con ASNEF es realmente complicado, incluso en el caso de que se tratase de una deuda mínima y muy anterior a la actualidad, la entidad bancaria rechazará tu solicitud de préstamo de inmediato.

¿Te imaginas estar inscrito en el ASNEF por 3 euros que dejaste a deber a tu compañía telefónica? Pues esa deuda de 3 euros te impedirá conseguir un préstamo vía entidad bancaria el resto de tu vida.

Pues bien, esto no sucede en los préstamos y créditos rápidos que se solicitan vía otro tipo de entidades o vía capital privado, siendo totalmente indiferente el hecho de que pertenezcas a un registro de morosidad.

El capital privado: Los nuevos prestamistas de esta época

Una vez llegados a este punto y habiendo aclarado los términos anteriores, nosotros seguimos necesitando préstamos rápidos o préstamos urgentes que, como su propio nombre indica, deberían ser tramitados en un periodo ínfimo de tiempo para que pudiéramos tener acceso rápido al dinero.

Pues bien, las financieras privadas son las entidades más recomendadas para este tipo de préstamos dado que la tramitación de las solicitudes se realiza, incluso, en menos de 24 horas. Esto es debido a la no exigencia de grandes volúmenes de papeles tal como ocurre en las entidades bancarias pudiendo llegar a extender el proceso más de 15 días.

Entonces, ¿cuál es la mejor solución?

El capital privado se ha convertido en una de las opciones preferidas por particulares y empresas a la hora de solicitar préstamos y créditos rápidos.

El capital privado es el dinero de un conjunto de prestamistas particulares o empresas que han decidido destinar su dinero a dar liquidez a las personas que lo necesitan a cambio de unos intereses que serán devueltos junto al capital principal concedido en un periodo de tiempo acordado con el prestatario.

En la mayoría de los casos de préstamos con capital privado, las condiciones pueden ser negociadas con el prestamista y no suele existir un contrato con condiciones específicas ya impuestas previamente. Por eso, la flexibilidad obtenida que deriva de esta capacidad de negociación del prestatario y la rapidez en la obtención del crédito ha convertido al capital privado en la vía más rápida y fácil para cualquiera.

Los préstamos y créditos rápidos son fundamentales para que la capacidad de liquidez de particulares y empresas no se vea afectada por sus posibles deudas. En el momento en el que falta más liquidez en el mercado, la economía se ve estancada, tal como ha sucedido en España y, aunque resulte algo extraño admitirlo, las financieras privadas han sido las salvadoras de familias y empresas durante esta crisis financiera española así que debemos estar agradecidos.

Si necesitas un préstamo, no olvides pasarte por nuestras secciones especiales de bancos que ofrecen financiación rápida para comparar el que más se adapte a tus necesidades. Por ejemplo Cetelem, Cofidis o Barclaycard, así como Crédito y Caución.